GEMOTERAPIA
Las gemas y cristales se crearon cuando la Tierra se formó y han seguido transformándose a medida que el planeta ha ido cambiando. Los cristales son el ADN de la Tierra, una impronta química dejada por la evolución. Son almacenes en miniatura que contienen los registros del desarrollo de la Tierra a lo largo de miles de años. Independientemente de su forma, su estructura puede absorber, conservar, enfocar y emitir energía.  
 
Cuando conectan con los seres humanos nos transmiten toda esa energía y sabiduría acumulada. Son grandes condensadoras de energía vital procedente de la naturaleza. Por este motivo resultan tan beneficiosas, ya que consiguen absorber nuestras energías negativas y cargarnos al mismo tiempo con energías renovadas y beneficiosas. Además actúan sobre cada uno de los siete centros de energía situados en el cuerpo humano (chakras) eliminando los obstáculos que se interponen entre ellos con el fin de equilibrar nuestro sistema energético y curar enfermedades tanto físicas como emocionales y psíquicas.

La gemoterapia se basa en el uso terapéutico de las gemas con el fin de armonizar, estabilizar y otorgar a la persona la energía que necesita, en definitiva, sanarla. Cada gema tiene una propiedad energética diferente capaz de curar y equilibrar las diferentes partes del cuerpo de cualquier persona.
¿Por qué sanan las gemas y cristales?
 
Por su estructura molecular y energética. Vibra y está en resonancia con la estructura molecular y energética de nuestro cuerpo físico. Todos los seres animados e inanimados poseen un campo electromagnético, en nuestro caso, conocido como Aura Humana. La propia energía de un mineral, cuando entra en contacto con el aura de un ser humano, absorbe, almacena, transforma y transmite su energía, lo que permite sanar cualquier deficiencia energética.
Por su color específico. El color es una longitud de onda. Cada uno vibra en una frecuencia determinada que se corresponde con cada color de los elementos de la naturaleza, así como a cada color asociado a los chakras.
Por su geometría. Sabemos que el lenguaje universal está expresado en formas geométricas y en símbolos. En los cristales, podemos encontrar todoas estas figuras, comprendiendo que su decodificación dependerá de nuestro trabajo interno.
Las propiedades de las gemas y los cristales varían, además, por su composición química, su posterior forma de tallado (drusas, esferas, pirámides...) y por el método de carga y activación elegido (energía solar, lunar, de la tierra, Reiki, sonido, cromoterapia...) 
Beneficios
-Ayudan a centrarse y a conectar con el yo interno.
-Aportan sanación a todos los niveles.
-Ofrecen desarrollo espiritual, mental y emocional.
-Protegen de negatividad y malas influencias.
-Nos ayudan a darnos cuenta de dónde radica el inicio de la enfermedad física o psíquica.
-Disuelven la apatía, el miedo, la depresión, el estrés y el insomnio.
-La aplicación de las gemas y cristales abarca desde la utilización directa en el cuerpo en determinadas zonas o colocándolas sobre los chakras, hasta realizando masajes con ellas, llevándolas puestas como colgantes, pulseras…, tomando su elixir, meditando con ellas, etc.

Esta técnica NO sustituye a los tratamientos médicos tradicionales y, en ningún caso, se deberán abandonar las prescripciones establecidas por un facultativo. Las terapias naturales son preventivas y complementarias a la medicina convencional.

Cada sesión tiene una duración aproximada de 1 hora y un precio de 35€.

Solicita información o reserva una cita aquí